Sense 8. Especial de Navidad

(Netflix. Capítulo especial. 23/12/16)
Contiene spoilers

A medio camino entre especial de Navidad y adelanto de la 2ª temporada (que llegará en mayo), llega un capítulo de unas dos horas. En líneas generales, la primera tanda había resultado bastante satisfactoria (al menos para mí, porque he leído bastantes críticas negativas), y quizá por culpa de esa indefinición entre la identidad de estos 124 minutos más, se me han hecho muy largos y pesados, casi una sucesión, a modo de videoclip, de imágenes (muchas de ellas, eso sí, espectaculares) y de canciones. ¿Era porque no podía avanzar la trama? El caso es que entre eso y el cambio de actor para Capheus (Toby Onwumere no se hace para nada con el espíritu de este muchacho optimista y luchador, y echamos de menos al anterior actor, por más, por lo que parece, que se cubriera de gloria al hacer declaraciones anti-trans, y no vale ni siquiera la broma del cambio de peluquero).

Una vez que pasamos como más de medio episodio y descubrimos que no encontraremos avances y que la resituación de nuestros personajes está alargándose excesivamente, hay que resignarse y quedarse con esa bella coreografía visual que supone la interconexión entre los senses. Lástima de desperdicio las dos escenas de Daryll Hanna (¿qué cirujano te destrozó la cara?) y Naveen Andrews.

En fin, al menos no recae (demasiado) en sensiblerías navideñas, e incide en el mensaje que va por encima de la ciencia-ficción: la libertad del amor, sea cual sea su cara: heterosexual, homosexual, amistoso... Las escenas orgiásticas, al ser mostradas con la intención de resaltar el carácter de celebración, de culminación sentimental, rebajan su morbosidad y yo creo que por ver un par de tetas y un par de culos no se nos está regalando la vista gratuitamente.

No sé si porque no vi el "previously" (siempre esa palabra estará ligada a Lost), pero por ejemplo no recuerdo por qué solo Will tiene la capacidad de conectarse con el malo maloso Whispers, otro sense que ya se ha encargado de otras familias sense (algo de que le vio en Islandia). Por esa razón, tiene que estar casi siempre drogado, para lo cual nada mejor que la candorosa Riley. Ni siquiera la visita de Whispers al padre de Will tendrá consecuencias más allá de las dudas del ex policía de quitarse la vida como su "madre" sense.

El resto de los personajes no cambian su situación: Sun sigue en prisión, asediada por los pufos de su hermano, pero entre sus artes marciales y la ayuda de sus hermanos, consigue salir airosa; Wolfgang es otro que la tiene liada en Berlín. Al asesinar a su tío, los "reinos" mafiosos tienen que resituarse y quieren contar con él; al menos su amigo Félix vuelve de entre los muertos y tendrá a alguien, porque Kala no parece dispuesta a separarse de su esposo Rajan (que se rompe el pene en una sonrojante escena en la que se cae de la cama).

Nomi y la no menos indómita Amanita están acosadas por no sé si el FBI o la policía o la CIA, Capheus encuentra un nuevo autocar Van Damm por medio del mafioso Kabaka, que ahora parece la reencarnación de Teresa de Calcuta; y Lito simplemente está haciéndose cargo de su salida pública del armario, para lo cual tiene el apoyo de su pareja Hernando, de  la guapísima Daniela y también de su extraordinariamente comprensiva madre Estella (Dolores Heredia).

Más que un capítulo concebido para el público general, no cabe duda de que es una especie de homenaje para sus fieles seguidores, un adelanto a modo de recordatorio o resumen de lo  que vimos en junio de 2015, que ya quedaba bastante lejano. Eso sí, genera bastantes dudas sobre cómo continuarán, al mostrar poca progresión dramática y cierta reiteración, por más que esta sea espectacular, con peleas muy vistosas y tiroteos a modo de fuegos artificiales.


Comentarios

Entradas populares