Supergirl. Temporada 1

(CBS. 20 episodios: 26/10/15 - 18/04/16)
Viendo el piloto de la serie, las expectativas habían quedado reducidas a aguantar tres o cuatro capítulos como mucho y porque las protagonistas son bien guapas. Sin embargo, el nivel mejora, tanto en efectos especiales como en guiones, y sin llegar a ser la octava maravilla del mundo, ha cumplido con creces su cometido de entretener. No ha dejado de mostrar un punto de vista naif, ingenuo y simplista, pero dentro de esos parámetros se ha ganado una segunda temporada.

Vale que hay que soportar una repetitiva cabecera ("... I am... Supergirl") y unos fundidos en negro inacabables, vale que en determinados momentos hay unos considerables agujeros de verosimilitud, pero las vicisitudes de Kara Danvers de día y Supergirl de noche están bastante bien enhebradas en líneas generales.

Otra pega es que casi ningún enemigo, salvo la tía Astra y su marido Non, dura más de un episodio, y algunos hubieran merecido un poco más de desarrollo. Aunque la mayor de las pegas (y según escribo veo que hay unas cuantas...) son los dos protagonistas masculinos: el insoportable Jimmy Olsen y el amanerado Winn. Sobre todo el primero, claro está: la trama amorosa entre Jimmy y Lucy Lane (otra preciosidad: Jenna Dewan Tatum) es el impedimiento para que haya una entre Kara y él, pero cualquiera de los posibles pretendientes tienen más química que este señor incapaz de interpretar emociones y nuestra preciosa protagonista, que luce sus cualidades interpretativas cuando es afectada por una radioactividad (kriptonita roja) que oscurece su carácter.

A Winn, enamorado desde siempre de Kara, se le busca pareja en Siobhan (Italia Ricci, una pena que le pusieran un superpoder en sus gritos diabólicos), pero no tiene demasiado vuelo. Luego tenemos a Cat, un personaje simpático pero sobrevalorado. Y eso en cuanto a la faceta de la tapadera humana de esta extraterrestre con valores bondadosos, generosos, idealistas y casi puros. 

En cuanto a la organización secreta DEO, lo más interesante viene en torno a Hank Hensow/J'onn J'onzz, el marciano cambiaformas (uy, a lo mejor debería haber avisado de spoilers), y su relación con la también preciosa hermana de Kara, Alex. El millonario Maxwell Lord se salva gracias a la interpretación de su actor, que lo trata de alejar de esa mezcla que es entre Lex Luthor y Tony Stark. 

Hay que hablar de capítulos bastante loables, como el del crossover entre Supergirl y the Flash, con un simpático Barry Allen salido de un universo paralelo, de la invasión de mentes con el arma Myriad, o aquel en el que un parásito alien hace que la mente de Supergirl tenga la ilusión de que Kripton no se ha distruido. La búsqueda del padre que creían muerto puede ser uno de los ejes de la segunda temporada, junto con la llegada de una nave de Kripton.

En fin, una serie que como mucho llega a un 7 de nota, sin excesivas pretensiones, amable y sin más vuelos que los de nuestra superheroína, que te hace disfrutar de Melissa Benoist, Chyler Leigh, Laura Benanti o las ya mencionadas Jenna Dewan e Italia Ricci. Suficiente si no buscas más...

Comentarios

Entradas populares