Mi top ten de series que no recomendaría I

Hasta ahora, he hablado de las series que estoy siguiendo, pero en el camino han quedado otras tantas que, a pesar de haber recibido buenas críticas o un seguimiento importante, por lo que sea no han terminado de engancharme. He aquí mi top ten de series que no voy a recomendar

1. Go on
(2012. NBC. 6,0 en Spoiler tv, 125 votos)
Empezamos por una de las más recientes, en lo que ha sido una hornada no demasiado exitosa de series en la temporada 2012/2013 (exceptuando las iniciadas en enero). Serie de humor para que Matthew Perry (el inolvidable Chandler de Friends) se luzca. Todo gira en torno a él, que interpreta a un locutor de radio, Ryan King, que recientemente ha perdido a su esposa en un accidente de tráfico y empieza a ir a una peculiar terapia de tarados que le acogen como líder. Poco humor, previsibilidad (se sabe casi desde el piloto que acabará liándose con Lauren Scheneider, la que lleva el grupo). No se le ve la gracia por ningún lado y se conforma con resultar medianamente entrañable y llevadero. Los secundarios tienen algún punto, sobre todo Mr. K, pero es demasiado pobre para que le concedan una segunda temporada. No tiene nada, y además recuerda demasiado a Community.

2. 2 Broke girls
(2011. CBS. 6,3 de 379 votos)
Vamos con otra comedia protagonizada por dos chicas, una de clase alta y otra de clase baja, que coinciden sirviendo en un restaurante de Brooklyn para conseguir hacer su sueño realidad: abrir un negocio de magdalenas. En la primera temporada, que abandoné hacia la mitad, parecía que quería romper a algo gracias a un humor a veces soez basado sobre todo en el sexo. Y es ese componente, a través de la exuberante Max (Kat Dennings) y la estilizada Caroline (Beth Behrs), lo que solo puede explicar su éxito (por lo visto tienen firmado hasta la 5ª temporada). El cocinero salido ruso Oleg es una baza muy pobre para soportar la serie, que cae en picado cuando las chicas se deshacen del caballo de la rubia.

3. Happy endings
(2011. ABC. 6,4, 224 votos)
A pesar de que el tráiler prometía, con una pareja que rompe en el altar y tienen que compartir a los amigos, y parecía que el grupito de amigos podía convertirse en una alternativa a ser sucesora de Friends, en ningún momento termina de convencer. Parece que tiene mimbres (aunque mimbres usados, ya muy manoseados) y que tiene pasta para permitirse buenos guionistas, pero el humor no aparece ni a tiros, por más que los personajes tienden a la excentricidad. Son chicos guapos, vale, sobre todo los protas, Alex (Elisha Cuthbert) y Dave (Zachary Knighton), tenemos un gay descreído compendio de tópicos y ningún carisma (Max) y salvo a ratos la hermana de Alex, Jane, por histérica, y la chica con complejo de gordita, Penny, en busca desesperada de novio, no hay un personaje creíble o redondo. Serie convencional y prescindible que va (no sé cómo) por la 3ª temporada.

4. Wilfred
(2011. FX. 6,8, 331 votos)
 
Aunque la propuesta sea original (Ryan -Elijah Wood-, un tío que se va a quitar la vida fracasa en el intento y lo único que consigue es ver a Wilfred, el perro de la vecina sexy con forma peseudohumana, ya que el tipo nauseabundo que hace de perro está como disfrazado), llega un momento en el que ese extraño y peculiar "don" resulta cansino, sobre todo porque el chucho es un cabrón de campeonato y se las hace pasar canutas a Ryan, aunque en teoría por su bien. El sentido del humor tan excéntrico, que proviene de una serie australiana (en la que el actor que hace de perro es el mismo tío), junto con la apología a la marihuana y un universo demasiado cerrado, me aburrieron. Eso sí, en junio inician la 3ª temporada.

5. Raising hope
(2010. FOX. 7,0, 389 votos)

Un poco de casposidad puede ser graciosa, pero si es norma no tanto. Encontrar la vulgaridad como la base del humor tiene un límite, y ese límite queda rebasado cuando encima te quieren hacer tragar con una relación a todas luces imposible entre Jimmy, el hijo atontado (Lucas Neff), y Sabrina (Shannon Woodward), inteligente y de una clase social alta, pese a que se encuentre de cajera en un supermercado. Ya cuando acaban juntándose la precaria credibilidad se pierde y dije basta. Hasta Maw Maw y Virginia (Martha Plimpton, una secundaria de lujo en The good wife) aburren en la segunda temporada. Con ver el primer episodio podrías quedarte satisfecho (van por la 3ª temporada).

Comentarios

Entradas populares