Juego de tronos: los personajes. Casa Stark (I)

(AVISO: esta entrada contiene spoilers)
Casa Stark

 
Los Stark remontan su linaje hasta Brandon el Constructor y los antiguos Reyes del Invierno. Fueron los reyes en el Norte y gobernaron desde Invernalia. Su lema es: "Se acerca el invierno", “Winter is coming”.

A pesar de que no es la familia que ocupa el trono de hierro, sus integrantes son los personajes más importantes del libro, no en vano el narrador omnisciente se focaliza en nada menos que 5 de ellos: Eddard, Jon, Samsa, Catelyn y Arya.

Integrantes: Lord Eddard Stark, Guardián del Norte y señor de Invernalia. Casado con Lady Catelyn Stark, de la Casa Tully. Tiene 5 hijos: Robb (14 años), Sansa (11 años), Arya (9 años), Bran (7 años) y Rickon (3 años), además del hijo bastardo Jon Nieve (Snow, 14 años). Sólo conserva un hermano, Benjen, miembro de la Guardia de la Noche. Algunos sirvientes destacados: maestre Luwin, Jory Cassel, Ser Rodrik Cassell, septa Mordane, Hodor, Roose Bolton.
Lord Eddard
Sean Bean como Lord Stark
 Su pacífica existencia volcada en lo que más ama, el Norte y su familia, se ve truncada con la repentina muerte de su amigo y mentor Jon Arryn, la mano del rey, lo cual propicia la visita a Invernalia de su también amigo Robert Baratheon, rey de los Siete Reinos, con quien luchó para destronar al Rey Loco, que le pedirá que vaya con él a Desembarco del Rey a desempeñar el puesto dejado por Jon.

Eddard es un hombre recto, justo, pero sobre todo es un hombre de honor. Apacible, hogareño, serio, moderado, disciplinado, severo (y al mismo tiempo indulgente), más duro consigo mismo que con los seres que quiere, obstinado, cabezota, orgulloso, nacido para luchar más que para gobernar (no era el primogénito, el destinado a suceder a su padre, pero tanto este como su hermano mayor murieron asesinados a manos del rey anterior a Robert, Aerys II Targaryen, el rey Loco), enamorado de su mujer (no se perdona por eso la infidelidad que dio origen a Jon), protector de sus hijos, defensor a ultranza de las leyes, respetuoso con sus sirvientes…

En un momento avanzado de la novela, Jon Snow, respondiendo al maestre Aewin respecto de lo que haría su padre en caso de tener que proteger a uno de sus hijos o defender su honor, su hijo contesta que haría lo correcto. Yo añadiría que creería hacer lo correcto, como en su cargo de la mano. Inicia la investigación del asesinato de Jon Arryn (todo apunta a los Lannister, a la reina y a Jaime de primera mano) nada más llegar al cargo y no flexibiliza su férreo punto de vista, ni siquiera cuando se hace evidente que con los taimados consejeros del reino necesitará mucha mano izquierda. No se adapta y él mismo es el causante de su fracaso, quizá por ese orgullo que le impidió rechazar el ofrecimiento de su amigo Robert a pesar de que sabía que no estaba preparado para ello.
Catelyn Tully
Michelle Fairley como Lady Stark
Aunque su matrimonio fue concertado y en principio con el hermano mayor de Eddard, Brandon, ama a Eddard y por él es capaz de adaptarse de su fértil y veraniego Aguasdulces a la fría y gris Invernalia. Fiel, firme, resuelta, valiente, es capaz de cualquier cosa por él y por defender a sus hijos. Por ellos abandona Invernalia, para transmitir a su marido información sobre el intento de asesinato de Bran, y luego para unirse a las tropas que ha reunido Robb.

Como pasa con Eddard, lo paradójico es que a pesar de que representa una conjunción de rasgos eminentemente positivos, acaba teniendo parte de culpa en el desencadenamiento de su propia caída, y es que lo que parece irreversible al final del libro, la guerra en los Siete Reinos, parte de la decisión precipitada e irreflexiva de apresar a Tyrion Lannister, a quien se encuentra en una posada, con lo que desatará la contundente respuesta de Jaime y sus huestes. En otra discutible decisión, se encaminará hasta Nido de Águilas, donde su hermana Lysa se ha refugiado tras la muerte de su esposo, temerosa de los Lannister, perdiendo tiempo y, más tarde, dada la enajenación de su hermana, a su prisionero.

Así, pues, un personaje que debería encarnar un prototipo de mujer decidida y fuerte, capaz de aconsejar sabiamente a su hijo mayor, de tomar acciones peligrosas como encaminarse sola al castillo del Tridente de Walter Frey, queda un tanto en entredicho ante el desacierto de sus decisiones (como dejar solo a Brandon tras varias semanas custodiándolo en su cama, o maltratar a Jon Snow, culpándole de la infidelidad de su marido).
Robb Stark
Richard Madden como Robb Stark

 El hijo mayor de los Stark, de 14 años (en la serie, como pasa con todos los niños o adolescentes, interpretado por alguien mayor), cuyo lobo huargo se llama Viento Gris, ha heredado el código de honor de su padre y la complexión física de los Tully (ojos azules, pelo caoba), va ganando protagonismo a medida que transcurre el libro y se requiere de él un papel más importante. Al mismo tiempo que eso pasa, su carácter va ganando enteros, tomando decisiones acorde con el hijo de lord Stark (e inteligentes en el campo de batalla, como se demuestra con el apresamiento de Jaime Lannister).

Su desarrollo y crecimiento es abrupto, pues se ve con la obligación de encabezar las tropas de Invernalia tras el apresamiento de su padre, en respuesta a los Lannister. Sobre él pesa la responsabilidad de que si pierde la guerra, los suyos morirán. Su aprendizaje es sobre la marcha y sorprende que no tenga ningún episodio centrado en él, aunque es de suponer que en la segunda parte sustituya a su padre.

El momento más destacado (y uno de los más emocionantes de la serie y del libro) es cuando sus vasallos le proclaman como rey del Norte. Su papel futuro en la trama, eso sí, habrá que dejarlo en suspenso, pero es de suponer que le esperan reveses y derrotas.
Sansa Stark
Sophie Turner como Sansa Stark
La hija mayor, de 11 años, la menos Stark de todos, cabría decir, representa a la perfección el papel que se espera de ella, el de una dama refinada en la corte. Hermosa, pelirroja como su madre, viste con elegancia, sus modales son exquisitamente educados, cose a la perfección y es la favorita de la septa Mordane, parece encantada con su educación encaminada a ser una esposa (y madre) excelente, a pesar de que es aún una niña a la que no le ha venido su primera sangre.

Los acontecimientos parece que se disponen a su favor cuando su padre concierta su matrimonio con Geoffrey. Sus sueños de ser reina van encaminados a cumplirse. Por eso está como pez en el agua (no en vano corre sangre Tully por sus venas) en Desembarco e idolatra a su amado, a pesar de que ciertos episodios (como cuando se muestra tan valiente con el hijo del carnicero y luego arremete contra Arya, a orillas de un río, lo que devendrá en el asesinato de su perrita huargo Dama) hacen vislumbrar su verdadero carácter.

Cuando todo se tuerce, es tan tonta que no ve la realidad y cree a Cersei antes que a su padre, que quiere sacarla de allí y devolverla a Invernalia por su seguridad. Esa desobediencia la pagará muy cara. A partir de ahí, tendremos que ver a una Sansa diferente y estamos ansiosos de ver a dónde va a parar la evolución psicológica de esta niña en situación adversa. De momento su actitud, aunque confiada e ingenua, ha sido frustrante y ha defraudado (como cuando escribe cartas a su hermano para detener su avance y rendir pleitesía al nuevo rey), pero cabe esperar que la dureza de la lección que le depara Geoffrey haga de ella un personaje mucho más interesante. Lo será si cumple su promesa de aprender de la reina. El impulso de empujar al nuevo rey por el precipicio promete, así como la relación con Sandor Clegane (apodado el Perro, que es quien la detiene) en lo que sería una variante de la bella y la bestia.
 
Arya Stark
Maisie Williams como Arya Stark
La pequeña e indómita Arya es para mi gusto el personaje más carismático, y a eso contribuye la estupenda interpretación de la actriz, Maisie Williams, que confiere al personaje unas miradas enérgicas y unos gestos arrojados muy acordes con esta rebelde pequeña que no se conforma con el papel que su condición de mujer le asigna de antemano. Es por eso que no sabe coser, que se embarra la ropa a la mínima, que exaspera a la septa, que choca tanto con Sansa y que adora a Jon, quien le regala una espada, Aguja. Es por eso que su loba huargo, Nymeria, es despierta, atlética y valiente como ella (es de suponer que reaparecerá en algún momento: tuvo que deshacerse de ella para que no la matasen, ya que había atacado a Geoffrey).

Arya es un torbellino, pero es noble y por eso embauca a su padre, que incluso le proporciona un maestro de espadas, Syrio Forel (inolvidables las escenas que comparten). Así consigue hacer de su estadía en Desembarco algo más agradable y deja de añorar Invernalia. Gracias a su arrojo (y a Syrio, que le cubre las espaldas) consigue escaparse cuando mandan apresarla. Es testigo de primera mano del cruel destino de su padre y Yoren, de la Guardia de Noche, le proporciona el modo de salir de Desembarco, para lo cual le corta el pelo y la une a su expedición. Su aprendizaje será también duro, lejos de su familia, aunque parece que Sansa ha corrido peor suerte, además de estar peor preparada para lo que se avecina.
Brandon Stark
Isaac Hempstead Wright como Bran Stark
De 7 años, hay un antes y un después para él cuando Jaime Lannister le arroja por la ventana de la torre (le había pillado con la reina, haciendo el amor). Hasta ese momento, era un muchacho inquieto, terco, aventurero, cuya mayor afición es escalar por los muros del castillo. Después, la lesión que sufre le impedirá caminar para siempre, lo cual le deja postergado en principio a la cama, luego en una cesta transportada por el gigante tonto Hodor (más tarde, un ingenio de Tyrion le permitirá montar a caballo, aunque ni con esas podrá hacer realidad su sueño de convertirse en caballero). Su lobo huargo se llama Verano, que le salvará del ataque de un asesino a sueldo cuando se debatía entre la vida y la muerte.

De momento su papel es un tanto marginal o soso, aunque cabe suponer que sus visiones con un cuervo de tres ojos que le dice que vuele, así como su edad, su gran inteligencia  y la disposición de los acontecimientos, que le convierten en el representante de los Stark en Invernalia, harán que su protagonismo alcance más importancia.
 
Rickon Stark
Art Parkinson como Rickon Stark
Es el hijo más pequeño. Tiene sólo tres años cuando la saga comienza. Rickon es de naturaleza agresiva (por lo que su lobo huargo, llamado Peludo, está casi salvaje, incontrolado), pero de momento su participación es marginal. Como pasa con Bran (aunque en mayor medida), se presupone una evolución, en la que a lo mejor se realza esa especie de percepción extrasensorial que le llevó a las criptas de Invernalia a esperar a su padre cuando este fue ejecutado.
Jon Nieve
Kit Harington como Jon Snow
Es el hijo bastardo de Eddard (de ahí el apellido, Nieve, que les corresponde a los bastardos en Invernalia). De la misma edad que Robb, su origen le depara un destino muy distinto. No se conoce a la madre (salvo su nombre, Wylla, que se menciona durante una conversación que Eddard tiene con el rey Robert Baratheon) y por eso se ve abocado a seguir los pasos de su tío Benjen, ser integrante de la Guardia de la Noche para defender el Muro de las amenazas que vienen del Norte.

Hasta entonces, se ha criado con sus hermanos y ha recibido el desdén y el odio de Catelyn, quizá por su enorme parecido con Eddard (físicamente, solo Arya y él son castaños como su padre). Su lobo huargo es Fantasma, blanco como la nieve. Una vez en el Muro, choca con el maestro de armas, que (inexplicablemente) le odia y se ensaña con él, quizá por su altanería y sus modales nobles. Le cuesta adaptarse (él pensaba que sería expedicionario como su tío), pero Tyrion, de visita al muro, le aconseja que cambie su actitud y empieza a hacer amigos. Protegerá al recién llegado Samwell Tarly, un gordo que se declara cobarde, totalmente incompetente con la espada, pero de gran inteligencia.

Aunque está a punto de desertar para ayudar a Robb en la guerra, sus amigos le convencen para que sea fiel a sus votos y pasa a ser el ayudante personal y escudero del Lord Comandante Mormont, a quien salvará del ataque de un Caminante Blanco que encontraron más allá del Muro, y por eso Mormont le regala la espada bastarda de acero valyrio Garra. La primera parte termina con la decisión del Lord Comandante de buscar más allá del Muro al desparecido Benjen y refrenar los avances de Mance Ryder, el Rey Más-Allá-Del-Muro, así como investigar el alcance de la amenaza de los Caminantes Blancos.


Comentarios

Entradas populares