Guárdate de los idus de marzo. Lola Gándara. SM

(168 páginas. 8,85€. Año de edición: 2005)
Esta novelita suele aparecer con frecuencia en casi todos los listados de lecturas recomendadas para la ESO y será por algo. Ese algo es que es muy sencilla de leer y te acerca el mundo de la Roma de Julio César, por lo que la transversalidad está asegurada, algo bastante demandado en los últimos tiempos. Si fuera sólo por eso, tampoco trascendería más, pero aparte se tocan otros temas como el papel de la mujer en la época o la libertad personal, que dan bastante juego.

Narrada en su mayor parte en 1ª persona (salvo algún episodio con narrador omnisciente para conocer los puntos de vista alejados al joven), Druso es un joven romano de 17 años, de familia acomodada, que vive los sucesos del asesinato de Julio César a la entrada del Senado muy de cerca, al igual que su hermana Porcia, de 13, personaje con ideas bastante revolucionarias para la época al no aceptar el papel marginal de la mujer en la sociedad. 

Su tío Mario Dimitio Malio estaba implicado en la conjuración, y las represalias por parte de los más afines al César son bastante rotundas. Y más cuando su tío, antes de pedir que le auxilien en su propio suicidio (otro tema derivado, el del honor), le entrega a Druso un pergamino lacrado de vital importancia que incrementa el peligro. Es complicado salir de Roma, así que Porcia, acompañada de su antigua nodriza Eunice, se quedan escondidas en la cueva de la casa, mientras que Druso y Membo, joven liberto egipcio de 19 años, acuden en busca de ayuda, ayuda que no le proporciona Cicerón, sino un amigo de su abuelo, Flavio Valerio Arrio. A través de este personaje se nos acercan otros dos claves: su nieta Valeria, que al principio de la historia está en Umbría, y el aspirante a Cuestor Quinto Sempronio Cinna, que ejercerá con galones el papel de antagonista.

Lo mejor del libro, sin duda, es la cuidada ambientación de la época. Para ello, hay un léxico bastante exigente en cuanto a aspectos romanos (ejercicio para conocerlos y diccionario a mano para saber el significado del vocabulario específico). El resto de elementos narrativos son simples: descripciones someras pero eficaces, diálogos que en líneas generales resultan creíbles y adaptados a la época, dosificación de la intriga de una manera lineal a través de los 26 capítulos (más el epílogo), y un final abierto bastante cuestionable y debatible. 

La novela, de hecho, podría haber tenido algo más de vuelo. Ningún secundario queda bien caracterizado y podrían ser hasta intercambiables; es totalmente predecible la historia amorosa que se va a producir entre Druso y Valeria; y en algunos momentos podría haberse complicado más la trama, sobre todo una vez que Cinna descubre que Valeria le está mintiendo. Además, el reencuentro entre Druso y Porcia es bastante difícil de creer, cuando nos han avisado previamente que nadie puede entrar en el templo de las Vestales so pena de muerte; y es que cuando pillan a Druso, este pide hablar con Claudia Camila, la Vestal Suprema (o Máxima o algo similar) y le convence de la nobleza de su acción. 

Por no hablar de la mala resolución de la captura de Druso, quien consigue escapar casi milagrosamente porque "unta" a su carcelero, un personaje que no había aparecido hasta el momento, pero que se juega el pellejo por una promesa de dineros. Y o bien no me he enterado bien de la trama, o el sicario que aparece en un par de ocasiones para cargarse al protagonista, en ningún momento se nos relaciona con Cinna y va más por su cuenta, como si a la autora le hubiera venido en gana sacarse de la manga esta figura. Parecido procedimiento al de cuando Druso le confiesa sus peripecias al talludito ex legionario y ex gladiador Demetrio y este le presenta a su pandilla de los  bajos fondos, que no dudarán en posicionarse a su favor de una manera inverosímilmente desinteresada.

Al margen de estos elementos flojos (como la escapada por las alcantarillas), para clase puede funcionar perfectamente gracias a los capítulos cortos y una trama asequible y dinámica. Casi se podría leer desde 1º de la ESO. Como anexo a la lectura, en arsdocenci hay una guía sobre aspectos romanos (calendario, ciudad) muy completa y muy interesante, así como varios cuestionarios sobre la lectura que he unificado y completado según mis gustos, que quienquiera que esté interesado sólo tiene que pedirme en los comentarios.

Comentarios

Luis J. del Castillo ha dicho que…
¡Hola!

Aunque conocía a la autora por otra novela juvenil también recomendadas para ESO (Brumas de octubre), este título no me suena. Tengo cierto apego a la literatura que se apoya en hechos históricos o que recurre a ciertas épocas de nuestra historia, por lo que me ha llamado la atención y veo que podría ser un interesante recurso. No obstante, me chirrían las cuestiones negativas que has planteado.

De todas formas, lo tendré en cuenta para echarle un vistazo. Tanto por nivel de lectura como por tratar determinados temas puede resultar adecuado en alguna situación.

¡Un saludo y gracias por compartir!
Juliiiii ha dicho que…
Hola, Luis.

Muchas gracias por tu comentario.

Fuera del contexto educativo, creo que no pasa el filtro de una buena novela más allá del par de cuestiones que pueden ser trabajadas en el aula, aunque en eso siempre los gustos son colores ;)

¡Un saludo!

Entradas populares