Cuando Hitler robó el conejo rosa. Judith Kerr. Alfaguara

(272 páginas. 8€. Año de edición: 2007)
Más de 40 años han pasado desde la publicación de este clásico de la literatura infantil (1971). Y los años no pasan en balde. No quiero decir que esté pasado de moda, pero sí que me parece que hay suficientes publicaciones que tratan el tema de la persecución de los judíos por parte de los nazis (El diario de Ana Frank, El niño con el pijama de rayas, y eso sin referirnos a algunas célebres películas como La lista de Schindler) y la historia de la niña Anna, que nos narra una infancia marcada por un exilio obligatorio, puede resultar un tanto sosa, demasiado descriptiva o excesivamente lineal.

Salvo ese tempestuoso inicio en el que Anna, su hermano Max y su madre tienen que seguir los pasos de su padre, un prestigioso periodista y escritor nada complaciente con ese régimen nazi que se está imponiendo en Alemania a principios de los años 30 del siglo pasado, el resto del relato se centra en esa rapidísima adaptación de los niños en los diversos lugares donde van a parar (un pueblecito cerca de Zurich, París y Londres). Lo mejor es que todo pasa ante los ojos de Anna y se preserva la ingenuidad con que lo ve todo. Lo peor es que se nota que es un relato autobiográfico y está demasiado apegado a la realidad. 

A ver cómo me aclaro... Poniéndome en el lugar del alumno, la primera parte del libro se puede entender muy bien e incluso te puedes poner en el lugar de la familia de Anna: por culpa de un señor (muy feo y con un bigote que le sentaba mucho peor que a Charles Chaplin) y de su ideario nazi, una familia entera (judía) tiene que trasladarse y bien que hicieron, porque la alternativa hubiera sido mucho peor. Explícaselo a una niña de 9 años, que piensa que Hitler se ha quedado con su conejo rosa de peluche para jugar con él en vez de ella. Una niña que no ve mal ser una refugiada siempre que cuente con la presencia de sus padres y de su hermano.

En cuanto al tema, es indudable que es muy interesante, así como otros temas principales como los amigos o la familia. En este sentido, vamos viendo el cambio de estatus de la familia de Anna, que pasa de acomodada a pasar muchos apuros y casi depender de las ayudas de familiares como Omamá (vaya nombrecito) o de amigos como los parisinos Fernand. También son interesantes otros temas más secundarios como la importancia que le dan los dos niños a la educación, a entender otras lenguas o a integrarse con otros niños.

De los personajes secundarios, me quedo con el tío Julius, que representa a aquellos que decidieron que no se iban a exiliar y lo pagaron muy caro, pese a que fuera un hombre de bien que sólo se dedicaba a amar a los animales y realizar peligrosas visitas al zoo los domingos. Y de entre las anécdotas que se cuentan, con el episodio del pelirrojo y sus amigos, que persiguen a Anna tras el colegio y le tiran piedras, aunque esto se debe a que están enamorados de ella. No falta el humor ni tampoco esa visión esperanzada de la vida, elementos que no vienen mal.

Veremos si los alumnos de 1º entienden la novela. La editorial cuenta con una Guía de actividades.

Comentarios

Entradas populares