Les Revenants. Temporada 1

(Canal +. 8 episodios: 27/11/12 - 18/12/12)
Esta serie francesa con reminiscencias a Twin Peaks y a Lost (palabras mayores) por su particular propuesta en el género fantástico resulta una envidia terrible. Si todavía los ingleses parecen más próximos a los americanos, tiendes a pensar que los franceses deberían estarlo de los españoles, pero esta serie lo desdice. Francia está a años luz de nosotros. No voy a poner el fácil y cutre ejemplo de Los Serrano, pero ni siquiera El internado (en cuanto a que intentó algo más serio dentro de lo fantástico que haya visto) se le acerca. Lo que en esa serie era directamente plagio (flashbacks, tramas, personajes...), aquí está justificado. Se nota que no hay unos condicionantes detrás del producto, no imponen un abuelo y un niño si toca humor o una insoportable e interminable hora de duración para clavarte la correspondiente media hora de propina de anuncios. Los 50 minutos de Les Revenants se antojan bien medidos y la falta de medios o de dineros (como se evidencia en el accidente del capítulo piloto) se sortean con ingenio y brillantez.

Envidias aparte, ¿qué tiene esta serie para resultar tan interesante? Sin duda, un planteamiento que atrapa: de pronto, en la pequeña y apartada ciudad de Annecy, empiezan a llegar distintas personas que habían muerto en diversas circunstancias como si no hubiera pasado nada, con mucha hambre y poco sueño. El ambiente en general es cerrado y opresivo, como si airear secretos estuviera prohibido, de modo que el misterio se impone y las respuestas tardan en llegar, casi tanto como la aceptación de lo que está pasando. ¿Resucitados que reaparecen como si nada?

En los primeros episodios, lo interesante es ver las reacciones de los vivos, y van desde aquellos que aceptan con alegría el milagro de la reaparición, hasta otros que son incapaces de aceptarlo y se suicidan, pasando por el lógico miedo, la lógica incredulidad, o la racional respuesta de creer que estás perdiendo la chaveta. Y después del impacto del reencuentro, ¿qué hacer? ¿Airearlo, silenciarlo, pretender una normalidad imposible?

Más adelante, quieres respuestas: ¿por qué han resucitado los que han resucitado?, ¿qué tiene que ver la bajada alarmante del nivel del agua en el pantano?, ¿los muertos se saben muertos?, ¿por qué no recuerdan cómo murieron?, ¿los muertos pueden volver a morir?, ¿hay que temerlos?, ¿van a traer noticias del más allá?, ¿la misteriosa cicatriz de Lena es achacable a Camille?... Lo peor (y lo mejor) es que muchas respuestas se demoran y surgen otras muchas preguntas. Todo envuelto de esa música desasosegante que interrumpe cuando menos te lo esperas, de esa fotografía que resalta los tonos pálidos y las interpretaciones que resultan del todo verosímiles. 

Bien es verdad que los dos últimos episodios pierden bastante el fuelle del inicio, pero hay que pensar que es porque el final no es tal y hay que confiar en que se retomará la senda del principio. De todas maneras, los personajes se hacen algo repetitivos, como le pasa a la pareja Julie (una muy oscura Céline Sallette) - Victor (qué mal rollo da el niñito...); odias a Adèle (una anodina Clotilde Hesme) y a su estúpido marido, el jefe de la policía, Roger Rabbit Thomas (Samir Guesmi) sobre todas las cosas, al contrario que a su adorable hija, Chloé (cuyo padre en realidad es el resucitado Simon, un atractivo y taciturno Pierre Perrier); el cambio de Lena respecto a Camille no se explica bien; Claire (la elegante Anne Consigny), la madre, es una doliente pertinaz, y Jérôme (el calvo despeinadadísimo Fréderic Pierrot) no termina de concretar su cinismo, al igual que el iluminado Pierre no concreta su liderazgo; y los hermanos Serge y Toni se quedan algo desdibujados pese a que el primero es uno de los motores más evidentes de la acción, algo que le pasa también a la hermosa Lucy (Ana Girardot). 

En general, todos los personajes no terminan de romper o de evolucionar, pero como el final es tan abierto, hay que dejar abierta la puerta a la suposición de que en la 2ª temporada ese encaje de caracteres fructifique. Sería de agradecer que volvieran al ambiente del principio y que al menos evitaran cambios bruscos o giros que tan solo valen de cara al efectismo, como el protagonismo colectivo de la horda, que a la postre deriva en una resolución que cuanto menos te hurta la resolución de la temporada. 

Como muestra del interés que suscita, aquí hay unos cuantos enlaces que reflexionan sobre la serie (contienen muchos spoilers, así que es recomendable primero ver los ocho capítulos): Jot down, Planeta Mancha, Cesta de patos, Yo no me aburro.

Comentarios

Entradas populares